«Expediciones al Edén» de Amadeo Morelos

Plomo presenta “Expediciones al Edén”, una exhibición individual de Amadeo Morelos.

El niño desnudo ama al ave que vuela y al ave que cae. El niño adora sus propios pies, que lo llevan a caminar en largas expediciones soleadas, y los dibuja asombrado. El niño dibuja las montañas con una sola línea y al sol le esboza una sonrisa. El ser salvaje es un niño y una niña, es una mujer y es un hombre que no saben que lo son. No tienen edad. Existen desde antes de que los días estuvieran atados a un número. El niño  escoge bien sus colores, el que le quede primero a la mano, el que le emociona más a la vista y lo llena de éxtasis. No sabe de roles o estereotipos. El hombre salvaje no cuestiona su hombría, su masculinidad, no conoce el concepto de “hombre” ni las expectativas que lo acompañan. La mujer desconoce el significado de la palabra “femenina” y encarna con libertad la síntesis indómita de la existencia.

“Expediciones al Edén” ofrece un viaje de retorno a la inocencia. Es un servicio exploratorio para re-descubrir las vetas primarias y los significados más esenciales de la realidad. Libres de la carga del adorno, la complejidad técnica y la pretensión del virtuosismo, los paisajes a visitar durante este viaje son profundos, simples e inmediatos, e invitan a contemplar los arquetipos de un mundo salvaje e inocente.

En una continua búsqueda de pertenencia en un mundo hiperdomesticado, Amadeo intuye que el significado mas profundo de la naturaleza humana se encuentra en el mundo primordial, en el trazo primario, en la esencia que encarnan la línea y el punto, en la modulación de los colores del cielo y de atardeceres cambiantes que se pierden para siempre. El significado oculto es que no hay significado. El secreto está en la aceptación de la paradoja y en el feliz reconocimiento de que la existencia es un juego.

El Edén es el campo donde se desarrolla el juego y Amadeo nos incita a descubrir que nunca nos fuimos y que es ahí es donde seguimos existiendo.